lunes, 9 de septiembre de 2013

Confianzas


Esto ocurre en una cc: agile. Va a sonar como si estuviera retando, pero es sólo parte del relato, ok? El diálogo es imaginario, la acción desencadenante no.

if you need an english version, ask me for it

>Los datos son:
>Usuario: xxxxxxxxxxxxx
>Pass: xxxxxxxxx
Hola YY

[hablando con quien publicó las contraseñas]

ch: Pienso que debiste haber preguntado quienes necesitaban o querian las credenciales y enviárselas sólo a quienes manifestaran interés.

yy: ¡Eh!, ¿para quien querría alguien hackear agiles xxxxx?

ch: Aunque no hubiera nada de valor, para divertirse, para vengarse, para exhibirse.

yy: ¡Eh, estamos en un grupo de confianza!

ch: Supongamos que hoy si, mañana quien sabe.

[hablando con los receptores]

ch: ¿Quienes al recibir esta credenciales fruncieron el ceño?

ch: ¿Quienes evaluaron si las necesitaban y las movieron a otro lugar?

ch: ¿Quienes borraron el mail?

ch: La cuenta de mail de alguno de los receptores puede ser comprometida en algún momento, si el mail está, están las contraseñas. Además, según ocurrió, luego hubieron reenvíos del mail donde quedaron las contraseñas y aunque aparentemente no se propagó a otras personas, la información ha quedado en múltiples mails que quizás no se borren o se usen para responder o reenviar

[hablando con todos]

todos: Ok, entendimos, ¿qué hacemos?

ch: cambiar la contraseña, poniendo de paso algo un poco más fuerte, igual la vamos a anotar en algún lado, es de uso infrecuente. Luego, la distribuimos entre las personas necesarias de un modo más pensado. Y aprendemos para la próxima vez.

Fin del diálogo

El problema fundamental es de la falta de reflejos. Dicen que el buen programador al cruzar la calle mira a ambos lados aún en las calles de una sola mano.


Pero lo que a mi me interesa en esta ocasión es La Confianza. Pienso que hay dos tipos de confianza: la moral y la técnica.

La moral la podemos despachar pronto, pues se trata de la eterna lucha del Bien contra el Mal, si sos mi amigo o enemigo, si sos honesto o chorro, blanco y negro, el ying y el yang y además se puede comprar.

Me resulta más útil escribir sobre la confianza técnica, que consiste en la capacidad de alguien de no perjudicarte.

¿No te da un poco de miedo cuando cruzás la calle frente a un auto que aunque el semáforo esté en rojo el conductor tiene puesta primera y el embrague apretado sea lo que evita que te arrolle?

En el caso verídico que inicia esta entrada, vemos como hay confianza moral y como podemos debemos desconfiar técnicamente de las mismas personas. Alice le transmite a Bob un secreto pues confía en que él no la traicionará. Pero Bob, sin ninguna mala intención, no almacena de modo correcto las contraseñas y luego las divulga accidentalmente o las pierde al ser su cuenta comprometida.

Lo que es una pena, es que ha pasado más de un mes y la clave no fué cambiada, de hecho, quizás llegaste hasta acá por el twitt enviado desde la  cuenta en cuestión. Espero que nadie se ofenda, ya que ha sido sin malicia. Si fuera bien "full disclosure", ¡estaría twitteando las credenciales!


¡Bah! ¿pero qué valor tiene la cuenta esa de twitter? Aunque sea sólo un juego, es exactamente el mismo escenario del de una cuenta de valor. Perdiste en el juego, vas a perder en el "realidad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario