martes, 22 de abril de 2014

Privacidad en Internet para escolares Parte 2

Tras mucho tramitar, este año pude repetir la experiencia [1] de hace dos años. El año pasado no fue propicio, ya que ofrecí esta actividad en la escuela y en uno de los clubes sociales y deportivos de mi barrio, sin que les interesara.


Relación con los niños


En esta ocasión no cometí el error inicial de intentar adoctrinar a los niños. Les dije "hola, no vengo a decirles que hacer ni que no hacer, sólo les voy a mostrar como funcionan las cosas y confío en que ustedes deducirán por si mismos lo que hacer". A esa actitud ya había llegado la vez anterior, pero tras transitar el error.

En algún grado dije "como ustedes no me han convocado, no tienen ninguna obligación de escucharme, pero les agradecería que no hagan algo que interfiera, si quieren echarse una siesta, por mi está ok", pero son muy chicos como para entender bien, no sirvió.

Logística


Solicité hacer primero séptimo y por último quinto, separando los grados pues ya sabía que habiendo tantos la dispersión es mayor. Quería séptimo primero pues es más fácil, como para seguir una linea de dificultad creciente.

Por supuesto que me dieron primero a quinto y último a séptimo y los grados juntos. No dije nada y acepté el desafío, pues de últimas mi objetivo es aprender.

Cuando llegué a séptimo me rendí y los di por separado.

Relación con las maestras


En una de las charlas, no voy a decir cual grado, el personal docente, no voy a decir ni género ni número tampoco, se la pasó charlando durante todo el tiempo. Esto no era un buen ejemplo para los alumnos ni tampoco ayudaba pues se les oía, interfiriendo con la actividad. Cuando al final sutilmente les señalé el hecho mostraron un gran asombro, pues no se habian dado cuenta y me preguntaron por qué yo no había reclamado, a lo que les dije que ya eran personas adultas...

Una docente les pidió luego que respondieran unas preguntas y tuvo la gentileza de enviármelas, algunas respuestas están más abajo.


Las actividades


En quinto y sexto mostré la diferencia entre información y objetos tangibles haciendo circular un teléfono y recuperándolo, contrastando luego con contarles un secreto y pedirles infructuosamente que me lo devolvieran.

Luego, presenté un nuevo juego, que con unas soguitas y tarjetas representan la circulación de mensajes en Internet. Lo llamo el Juego de las Sogas.

La primera vez que lo hice fué hace meses frente a un auditorio de adultos y fue bastante bien, de los siete participantes sólo uno no entendió, pero era abogado, mala suerte.

Con los niños no puedo saber la proporción de éxito, pero parece respetar una similar.

Este juego está acompañado de un dibujo, el típico del navegador, la nube que representa Internet y el servidor. Tras mostrar tanto en el dibujo como en el juego la circulación de información, les mostré como se almacena en tablas y expliqué el borrado lógico de mensajes en un foro. O sea, que no se puede estar seguro de que se haya realmente borrado. También que puede haber quedado en un backup.

Lo que me gusta de esta parte es que les dibujo tablas (si, tablas de base de datos) y les muestro como el sistema valida la identidad por usuario y clave obteniendo el id de usuario que luego se usa en la tabla de mensajes y parecen entender, me van diciendo los valores que representan un intercambio de mensajes.

Otra que tambien me gusta es la cara que ponen cuando les expliqué el origen militar de Internet, de como la red de comunicación sobrevive a la destrucción de un nodo. "¿Cómo se destruye?", preguntan, "con una bomba, claro, una bomba atómica en una ciudad", les respondí.

En séptimo sólo hice el juego, pues como hace dos años cuando estaban en quinto ya nos habíamos encontrado, no quería repetir. A cambio, hice el juego completo, donde los mensajes circulan dentro de un sobre y no se pueden mientras viajan, representando HTTPS.

Este juego tambien lo había presentado en AOE BsAs 2014, pero me equivoqué en como elegir la sesión y en lugar de integrarme a otra sesión de experiencias de juegos la hice sólo, pues temía que al ser un juego largo hubiera algún problema con el resto. Obviamente vinieron dos personas y se los mostré sin poder aprovechar bien el juego.

En estos días lo presentaré tambien en el Flisol 2014[2].

Uno de estos días, agregaré la entrada del Juego de las Sogas con todos los detalles [3].

Algunas comentarios seleccionados, respetando las faltas ortográficas


  • "Esperaba que charle un poco más de el tema de las contraseñas y de 'HTTP y HTTPS'"
  • "El tema fue como se conectan la información, como llega una información determinada a un destinatario, asegurado o no."
  • "Aprendí que no es tan fácil como yo pensaba las conexiones, sino que lleva un proceso y a veces no funciona"
  • "Aprendí que Internet tiene caminos diferentes para enviar lo que fura"
  • "Aprendí que la red se puede caer pero puede tomar otros camino u alternativas para llegar al destino"
  • "Aprendí que cuando hay un mensage muy largo se parte en distintos mensages hasta llegar a su receptor. Que no nos combiene poner 2 contraseñas iguales para 2 redes sociales. Que cuando se corta una conexión, no pasa nada, hay más caminos"

La más lúcida:

  • "Que hay algunas páginas que usan http y otras usan https (seguridad), que no hay que poner 2 contraseñas iguales en sitios diferentes y que las contraseñas no tienen que ser simples"

 La más pintoresca:

  • "Esperaba que nos hable del wifi o nisiquiera jugar"
¿Qué dijo? Como que empezó a escribir algo y se comió el medio del pensamiento.


Es atroz la diferencia en prolijidad y comprensión entre géneros, los varones parecen... no voy a decir nada, quizás alguno lea esto y no querría traumarlos, jaja. De las cerca de veinte cartas, ocho se destacaban por lucidez y prolijidad, de las cuales siete eran de nenas. En la participación durante la charla fue más parejo.

Referencias


[1] http://seguridad-agile.blogspot.com/2012/11/privacidad-en-internet-para-escolares.html
[2] http://flisolcaba.usla.org.ar/
[3] uno de estos días dije.

No hay comentarios:

Publicar un comentario